15 abr. 2013

Proyecto de ley anti-Obsolescencia Programada en el senado francés


El pasado jueves 24 de marzo, Jean-Vincent Placé, president de Europe Écologie Les Verts (EELV), presentó en el senado una proposición de ley para una mayor protección del consumidor frente la OP. La propuesta abarca una amplia gama de medidas, incluyendo el aumento de la garantía legal de los productos, asegurar el suministro de piezas de recambio o armonizar l'eco-contribución1 en función de la duración del producto.

La proposición entrará en debate el 23 de abril de este mismo año. En el caso de aprobarse, la justicia francesa considerará un delito la Obsolescencia Programada, punible con hasta diez años de prisión y con multas que pueden ascender a los 37.500€.

A grandes rasgos, estos son sus 7 artículos:

Define la OP como el conjunto de técnicas mediante las cuales un fabricante o un importador de bienes, especialmente en la concepción del producto, reducen deliberadamente su duración con objeto de aumentar su tasa de reemplazo (Art. L. 123-4-1-I); y la considera un delito punible si se aplica deliberadamente.
Extiende la duración de la garantía legal de conformidad de 2 a 5 años.
Extiende de 6 meses a 2 años el tiempo durante el cual el vendedor deberá responder por faltas de conformidad, de manera que el consumidor no se vea obligado a demostrar que el defecto es de fábrica.
Asegura el suministro de las piezas de repuesto esenciales para el funcionamiento de los productos, durante un período de diez años y con una demora en el envío menor a un mes.
Propone armonizar la eco-contribución1 con la vida útil del producto.
Tiene por objetivo asegurar que el consumidor está informado de la reutilización, reciclaje y otras formas de valoración de los productos desechados.
Propone la redacción, por parte del gobierno, de un informe sobre el desarrollo y las perspectivas de la «economía de funcionalidad»2 francesa.

Aquí teneis la redacción íntegra del proyecto de ley (en francés), y aquí una copia del artículo publicado en le monde.


1 La eco-contribución (del francés, éco-participation o taxe anticipée de recyclage) es una tasa destinada a financiar el reciclaje, principalmente de los aparatos eléctricos, puesta en marcha por el gobierno francés el 2005, con el propósito de incentivar al fabricante a disminuir el impacto medioambiental de sus productos.
2 La economía de funcionalidad, también llamada sistema producto-servicio, es un modelo económico que da tanta importancia a los productos como a los resultados de su uso y los servicios de atención al consumidor. De modo que las empresas acaban ofreciendo, principalmente, servicios en lugar de productos, o como verdaderamente se les llama: productos con valor añadido. De esta forma, el peso de las ganancias deja de recaer exclusivamente en los productos materiales, ya que la satisfacción del usuario, en gran parte, ya no depende de ellos. Esto conlleva que las empresas tengan menor interés en que sus productos se estropeen, hecho que les permite hacer políticas más sostenibles que las actuales en lo que se refiere a la relación entre el consumo de materias primas respecto a los servicios ofrecidos por la empresa.

Fuente de la imagen: L’EXPRESS

No hay comentarios:

Publicar un comentario