28 abr. 2013

«iFixit» y «Repara tu mismo»


Es normal que las cosas se estropeen, pero no tirarlas cuando aún vale la pena repararlas. A menudo, la creencia de que algo nuevo es mejor y, a la larga, más barato que lo antiguo, no es del todo cierta. En muchos casos, reparar sale más a cuenta y es más fácil de lo que parece, prueba de ello es el proyecto iFixit (en inglés).

iFixit es un proyecto abierto y colaborativo, que pretende poner a disposición de cualquier usuario manuales de reparación de toda clase de productos (tostadoras, coches, reproductores de música, ordenadores, cámaras de hacer fotos, móviles, lavadoras...). La mayoría de los tutoriales son en formato escrito, pero algunos de ellos están disponibles en vídeo a través de su canal de youtube y lista de vimeo. Además, dispone de una tienda online donde comprar piezas y herramientas necesarias para las reparaciones.

Lo más remarcable de la filosofía del proyecto es que el contenido de la web es totalmente gratuito. Como dicen en su manifiesto1, es mejor reparar que reciclar, ya que se ahorra dinero, ayuda al medio ambiente y a la vez se aprende cómo funcionan las cosas. Reparar los productos es un derecho del consumidor y las empresas no deberían poner ningún impedimento a ello.

Repara tu mismo es otra web que trata el tema de las reparaciones y, aunque es más modesta que la anterior, está totalmente en castellano. Ofrece gran cantidad de tutoriales y dispone de un foro muy activo donde resolver dudas sobre las reparaciones. Su autor cuenta que la página va dirigida a todo aficionado, con más o menos conocimientos, interesado en diagnosticar averías (sobre todo en electrodomésticos) para poder juzgar por si mismo si se debe llamar a un técnico, tirar el aparato en cuestión o enfrascarse en su reparación. Como la web anterior, el contenido es totalmente gratuito.



1 Aquí el manifiesto en ingles.

Fuente de la imagen: Vimeo

No hay comentarios:

Publicar un comentario